cruz-taize
San Pablo se comunica con nosotros desde el siguiente horizonte: el de su encuentro con Jesús resucitado. Dios le dio a Pablo reconocer a Jesús como Hijo cuando iba camino de Damasco. Este acontecimiento no fue el resultado de una transformación interior llevada a cabo en la reflexión sobre Jesús: “Y cuando aquél que me escogió desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia se dignó revelarme a su Hijo para que yo lo anunciara a los paganos…” (Gal.1, 15). No se trata de un proyecto individual. Los protagonistas son Dios como origen y destinado a la humanidad. Esta es la revelación central en la vida de Pablo y nos propone al Cristo viviente como nuestra propia vida: “No vivo yo, es Cristo quien vive en mí” (Gal 2, 20-21). Cristo convierte al apóstol no solo en mensajero de su doctrina sino en testimonio vivo de su persona, ya que el apóstol sufriente revive en su persona la trayectoria del que acabó en la cruz. Dice O. González de Cardedal: “En la cruz de Cristo, escándalo para este mundo, y en la pobreza, enfermedad e insignificancia del apóstol se revela el designio o misterio de Dios para salvación de todo el que cree. Y esto es el Evangelio: potencia de salvación de Dios para todo hombre judío o griego, pobre o rico, cercano o lejano (cf. Rom 1, 16). A la luz de estas experiencias, hechas por el apóstol frente a un judaísmo que se centra en la ley como justificadora del hombre y unas religiones que sitúan la salvación en experiencias de trasmundos, vive y elabora Pablo la que podemos designar ‘mística del Crucificado’” (Cristianismo y mística, Trotta, Madrid 2015, 295).
Una verdadera mística de la cruz no tiene nada que ver con ciertos dolorismos, ascetismos o rigorismos. La cruz a la que Cristo llega en plena conciencia y libertad, se convierte en un símbolo de la solidaridad de destino y victoria de Dios sobre los poderes del mal para liberación, santificación y vida nueva de los humanos. Cada cristiano lleva su cruz de cada día en unión y conformación con Jesús, compartiendo el misterio de la vida de Jesús, al que el Padre nos quiere integrar.