Dar sentido a la vida

Esta nueva colección de “Espiritualidad” comienza su andadura el día del Apóstol Santiago 2017 con estas dos obras:
Nº 1. Dar sentido a la vida (94 páginas)

El ser humano tiene esencialmente “voluntad de sentido” frente a los animales que se guían sólo por sus sentidos y por los objetos que los estimulan. Esto significa que la humanidad se pregunta inevitablemente quién es, de donde viene, a dónde va, qué tiene que hacer en la vida. Dicho de otra manera, el ser humano no se conforma con vivir entre las cosas y las personas, necesita autotrascenderse, saber cuáles son las razones últimas de su ser y de su actuar. Esto es tan decisivo para la vida humana que el no encontrar un sentido último es una de las causas más influyentes en la aparición de los desequilibrios psicopatológicos o de las evasiones, desde las drogas hasta el suicidio. El ser humano no tolera “el vacío existencial” . La mutilación de la trascendencia es la mutilación radical del ser humano, de la que brotan muchas de sus frustraciones.
Nº 2. La espiritualidad de la A-Z (764 páginas)

Espiritualidad libro

El presente libro La espiritualidad de la A-Z, pretende ser una aproximación cultural realizada por el autor a lo largo de muchos años de estudio y enseñanza del Mundo de las Religiones y tiene como objetivo explicar, los conceptos relacionados con este tema, necesarios para el propio desarrollo personal y para entender las dinámicas culturales de este mundo globalizado. Con frecuencia los místicos, personas que han tenido una experiencia de Dios extraordinaria, permanecen escondidos en el silencio de Dios y las manifestaciones de su experiencia aparecen filtradas solamente por algunos escritos y por la fecundidad de sus obras. Solo cuando terminan su vida se aprecia la experiencia mística que han vivido. En las personas místicas brilla su equilibrio humano y su capacidad de acción. Por eso, la verdadera experiencia mística mantiene en equilibrio a la persona humana incluso en fuertes purificaciones pasivas que para muchos podrían rayar en la locura o en la desesperación. Y sin embargo se mantienen firmes, profundizando en ellas la humildad, la mansedumbre, la misericordia, la dulzura y la comprensión de la fragilidad humana. Hay que recordar que la máxima experiencia mística, al límite del misterio, es la que vive Jesús en el abandono de la Cruz. Y con él muchas personas místicas, que como Él, trasforman el dolor en amor.

Ambos libros en versión papel o Kindle se adquieren en Amazón