Etiquetas

, , , , , , , ,

gandhi-3

La no-violencia tiene un alcance político de gran envergadura, ya que no es una táctica limitada a un aspecto de la vida o a un episodio aislado. La no-violencia es un credo que abarca el conjunto de la vida en una red coherente y lógica de obligaciones. No se puede ser violento, por ejemplo, en las relaciones interpersonales o familiares y no violento con respecto al alistamiento obligatorio para la guerra. La verdadera no-violencia significa no sólo no colaborar con los evidentes males sociales, sino también renunciar a las ventajas y privilegios que implícitamente garantizan aquellas fuerzas que la conciencia no puede aceptar.
La fuerza de la no-violencia está en la aceptación del sufrimiento sin venganza. Gandhi tiene muy claro que quien se enfrenta a la muerte sin dar un solo golpe cumple con su deber al cien por cien, pues el resultado está en las manos de Dios, que producirá los resultados a su debido tiempo. Sustenta esta creencia en la fe en Dios, fuerza omnisciente y eterna que impregna todas las otras fuerzas del mundo sin depender de ninguna y que seguirá viviendo cuando las demás hayan perecido o dejado de actuar. Así pues, conseguir la libertad con sangre, no es libertad.