Etiquetas

, , ,

silencio interior

Hoy, por desgracia, los filósofos se centran en la “Filosofía de la Ciencia”, excluyendo todo pensamiento humanista como “no científico” y los psicólogos científicos olvidan la dimensión espiritual de la persona, confinándola de la mayoría de los manuales de psicología. Solamente unos pocos de estos últimos reivindican el sentimiento espiritual y religioso al descubrir su necesidad para armonizar todos los aspectos de la vida y dotarla de sentido.
¿Qué condiciones son necesarias para adentrarse por los caminos del silencio? Siguiendo el desarrollo en plenitud de la persona humana con las tres dimensiones de su inteligencia, la racional, la emotiva y la espiritual, para que esta última pueda iluminar y dar sentido a las otras dos, se necesita adentrarse por los caminos del silencio para obtener la sabiduría o un corazón iluminado. Hay que recordar que la Inteligencia Racional (IR) es analítica, separadora, pues sus dominios son el cálculo. En cambio la Inteligencia Emocional (IE) ve las cosas en una relación dinámica y en profundidad. Así, los caminos de la cordialidad y de la misericordia son siempre convergentes, mientras que los de la mente son siempre caminos sin retorno y de constante bifurcación.
El filósofo George Santayana en su libro de 1927, Platonism and the Spiritual Life, expone con rotundidad las condiciones necesarias para poder desarrollar la Inteligencia Espiritual (IES), que nos pueden ayudar a adentrarnos por los caminos del silencio: “Lo espiritual tiene condiciones materiales, no solo las condiciones generales de la vida y la intuición (porque debe existir un hombre antes que pueda hacerse espiritual) sino condiciones más especiales y sutiles, tales como concentración de pensamiento, indiferencia a la fortuna y reputación, temperamento ardiente (porque el espíritu no puede inflamarse más que a altas temperaturas) disciplinado en la castidad y en la renuncia” (Cf. G. SANTAYANA, Platonismo y vida espiritual, Ed. Trotta, Madrid 2006, 41).