petit_20prince (1)

“Sólo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible para los ojos” nos dice Antoine de Saint-Expupery en el Principito, y nosotros podríamos decir “sólo se ve bien con la Inteligencia espiritual” iluminada por la gracia divina. El papa Benedicto XVI nos dice: “Para reconocer a Dios debemos abandonar la soberbia que nos ciega (la Inteligencia Racional exacerbada), que quiere impulsarnos lejos de Dios, como si Dios fuera nuestro competidor. Para encontrar a Dios es necesario ser capaces de ver con el corazón. Debemos aprender a ver con un corazón de niño, con un corazón joven, al que los prejuicios no obstaculizan y los intereses no deslumbran. Así, en los niños que con ese corazón libre y abierto lo reconocen a él la Iglesia ha visto la imagen de los creyentes de todos los tiempos, su propia imagen” (Homilía en la Solemnidad de la Madre de Dios, Vaticano, 1 de enero de 2008)