Etiquetas

, ,

Imagen

 

Estas son las palabras de Viktor Frankl: “No ames el éxito. Cuanto más lo ames y lo tomes como un objetivo, más te alejarás de él. El éxito, así como la felicidad, no puede ser perseguido; debe suceder, y sólo sucede como efecto colateral de una dedicación personal a una causa mayor que uno mismo o como producto de la entrega a una persona que no es uno mismo. La felicidad debe suceder, y lo mismo vale para el éxito: debes dejarla suceder en lugar de preocuparte por ella”(El hombre en busca de sentido) 

Quien tiene un “por qué” de vivir puede soportar casi cualquier “cómo”, escribió Frankl citando a Nietzsche. Él había precisamente experimentado el vivir en Auschwitz, habiendo perdido a su padre, madre, hermano y esposa embarazada en los campos de concentración; toda su familia excepto su hermana. Entonces, ¿qué mensaje nos transmite Frankl? La voluntad de sentido del ser humano es la que permite resistir al sufrimiento sin sentido y al dolor. Tomamos la decisión de seguir adelante, de continuar avanzando y viviendo nuestras vidas cada día porque creemos que existe un propósito mayor y un sentido de responsabilidad en nuestra vida y que nuestro sufrimiento no es en vano.