Etiquetas

,

consejos-para-aficionados-al-kayak (1)La vida psíquica es el resultado de un esfuerzo permanente de simbiosis entre dos cerebros. Por un lado, un cerebro cognotivo (IR), consciente, racional y volcado al mundo externo. Por otro, un cerebro emocional (IE), inconsciente, preocupado sobretodo por sobrevivir y ante todo conectado con el cuerpo, ya que en lo más profundo del cerebro emocional está la zona “límbica”, que compartimos con los mamíferos y en parte con los reptiles. Así el tratamiento de la información en la (IE) es más primitivo que en el neocortex (IR), pero es más rápido y está más adaptado a las reacciones esenciales de supervivencia. Cuando la (IE) y la (IR) se complementan, una para dar rumbo a lo que queremos vivir (IE) y la otra para hacernos avanzar por ese camino de la manera más inteligente posible (IR), sentimos una armonía interior que sustenta las experiencias duraderas de bienestar.

Hasta ahora todos los test de inteligencia se hacían solamente teniendo en cuenta la (IR), con lo que se denomina Coeficiente Intelectual (CI). Pero ahora también podemos determinar el Coeficiente Emocional (CE) de la (IE). Se puede medir a partir de estas cuatro funciones:

  1. La aptitud para identificar su propio estado emocional y el de los demás.
  2. La aptitud para comprender el desarrollo natural de las emociones.
  3. La aptitud para razonar sobre las propias emociones y las de los demás.
  4. La aptitud para regular las propias emociones y las de los demás.

Estas cuatro aptitudes son los fundamentos del dominio de sí mismo y del éxito social: Conformar la base del conocimiento de uno mismo, de la moderación, de la compasión, de la cooperación y de la capacidad de resolución de conflictos.