Etiquetas

, ,

ImagenAnalizando más en detalle el cerebro vemos que está formado por dos partes. Cada una de estas se encarga de los distintos procesos mentales: A) El hemisferio izquierdo, nuestra parte consciente, se encarga de la lógica, el razonamiento, el lenguaje, los números, el análisis, la linealidad,  y las abstracciones. B) El hemisferio derecho, nuestra parte inconsciente, se encarga de las emociones, la música, las imágenes, los colores, el reconocimiento de las formas y de la creatividad en general. Así, los dos hemisferios tienen funciones diferentes: a) El lado izquierdo o la Inteligencia racional (IR) utiliza las palabras y el lenguaje; analiza el presente y el pasado; es el lugar de las matemáticas y de la ciencia; es el ámbito del conocimiento, del orden y de la percepción de modelos; conoce el nombre de los objetos; se basa en la realidad; organiza estrategias; es práctico y seguro; b) El lado derecho o la Inteligencia Emocional (IE) utiliza los sentimientos; se orienta a ver el panorama general imaginativo; encuentra símbolos e imágenes; ve el presente y el futuro; es el ámbito de la filosofía y de la religión; cree; aprecia; es el lugar donde fluye la fantasía; estudia las posibilidades; es impetuoso y toma riesgos; y, finalmente, c) la Inteligencia espiritual (IES) sin anular la (IE) ni la (IR), como un faro, ilumina  y orienta a toda la inteligencia en la búsqueda de sentido, ya que apunta al desarrollo de capacidades genuinamente humanas, como la capacidad de silencio, de asombro y admiración, de contemplar, de discernir, de ampliar los contextos en los que situamos nuestras vidas…, en definitiva, al desarrollo de una cierta profundidad existencial y vital. Estas, y otras, capacidades humanas han sido elaboradas mediante símbolos y prácticas por las diversas tradiciones religiosas, aunque no sólo por ellas.