¿Qué diferencia hay entre alegría, tristeza y serenidad?

SONY DSC
Siguiendo la opinión de Lanza del Vasto en su libro Vida interior y no violencia, Publicaciones de la Abadía de Montserrat, 1992, 207-211, se podría decir que la alegría es la “complacencia en la distracción”, que la buscamos afanosamente para no reflexionar, para no volvernos hacia nosotros mismos. La risa es la exaltación de esta complacencia. El “éxtasis de la distracción”. Resto en sí no es malo, pero es superficial, pasajero y en seguida se olvida. Cuando llega la desgracia no son los amigos del placer y de las fiestas quienes nos acompañan.
La tristeza no va con la vida espiritual. Nunca se ha visto un santo triste. Y lo que más molesta a la vida espiritual es el enfado, que es la muerte de la vida interior. Ocurre que contra más buscamos la alegría más encontramos la tristeza; contra más buscamos la diversión, más encontramos el enfado; contra más buscamos el placer, más encontramos el dolor.
¿Entonces? Ni tristeza ni alegría: serenidad. Hay que buscar la densidad interior. En lugar de distraernos y divertirnos, convertirnos, girar hacia nuestro interior. Arrepentirnos, parar en la pendiente que conduce a la dispersión y a la muerte.
La serenidad siempre sonríe, es afable, amante y amable. Es majestuosa sin orgullo ni arrogancia. Es justa y fuerte sin dureza. Puede llegar a la inocencia de los niños. En la antigua sabiduría de China se dice: El sabio tiene tres aspectos: de lejos parece grave, de cerca parece amable, y a quien le escucha le parece inflexible.

Anuncios

¿Encontrar a Dios?

Ermita p. Estanislao
Dos hombres paseaban por el valle y uno, señalando a las montañas, dijo: “Ves esa ermita? Allí vive un hombre que se ha separado del mundo y vive para Dios
El otro hombre dijo: “Su vida es inútil. Solo encontrará a Dios si abandona la ermita y regresa a nuestro mundo para compartir la alegría y el dolor”.
Y el otro hombre asintió, más, pese a ello, respondió: “Comprendo lo que dices. Conozco al ermitaño y es un buen hombre. ¿Y no podría ser que un solo buen hombre con su ausencia del mundo obrara mayores bienes que la aparente bondad de tantos hombres?”

¿Orar para encontrar el sentido de la vida?

big-bang
La creación es un acontecimiento elocuente donde Dios expresa su propio amor y con amor se acerca a sus criaturas. La Sagrada Escritura describe el hecho de la creación de un modo que lo convierte en invitación a la fe y a la plegaria. Es un mensaje por el que se nos hace saber que Dios se revela a sí mismo y permanece cercano a su creación. Toda la creación es una maravillosa palabra de Dios, que se revela a sí mismo como luz y verdad. El Espíritu de Dios, que renueva la faz de la tierra, se simboliza en el viento huracanado que sacudía las aguas cuando Dios dijo: “Hágase la luz, y la luz se hizo” (Gen 1,2-3). La historia de la creación y evolución culmina en el instante supremo en que Dios dirige la palabra a alguien distinto de él mismo, capaz de responderle y alabarle. “Y Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza” (Gen 1,26). El hombre se convierte así en colaborador y concreador en el mundo de Dios.
El ser humano no es un robot, ni una ruedecilla que forme parte de un mecanismo. Como dice Bernhard Häring, “el hombre es incapaz de entenderse a sí mismo o de entender el mundo mientras se contente con apoderarse de las cosas simplemente para utilizarlas. Solo llegaremos a tener conciencia de nuestra dignidad cuando seamos capaces de maravillarnos, cuando logremos percibir el viento huracanado, el canto de toda la creación, el mensaje de nuestros semejantes: Todos nos anuncian a aquel que expresa su amor en la creación” (Centrarse en Dios, Herder, Barcelona 1976, 72). Si no hacemos silencio, si no oramos no caemos en la cuenta de la presencia de Dios y no encontramos el sentido, la síntesis de nuestra vida. Perdemos nuestro centro y nos expulsamos nosotros mismos del paraíso, nos privamos del gozo y paz que proporciona el ser consciente de la presencia de Dios, convirtiéndonos en seres inquietos e inestables

¿Orar es tomar conciencia de la presencia de Dios en nosotros?

jesus-as-an-indian-sadhu-according-to-aja
Dios nos da el ser, viene constantemente a nuestra vida, está con nosotros. Dios se nos hace presente como fuente de nuestra vida. En su hacerse presente nos llama a tomar conciencia de nuestro propio yo, en lo más profundo de nosotros mismos, donde se nos capacita para escucharle y para responderlo con nuestra palabra y todo nuestro ser.
¿Qué quiere decir presencia? Siguiendo a Berhard Häring, “literalmente significa atenderse mutuamente, existir los unos para los otros. Las cosas inanimadas son solo disponibles, no poseen la cualidad de presencia. Únicamente las personas pueden estar presentes unas a otras. La presencia se convierte en algo real si las personas se vuelven las unas hacia las otras en mutua deferencia y amor” (Centrarse en Dios. La oración aliento de nuestra fe, Herder, Barcelona 1976, 69). Hay diversos grados de presencia. Así, para poder sentir el misterio de la presencia con otras personas, debemos primero hacernos presentes a nosotros mismos, pues solo las personas que viven el presente, a la luz del pasado y mirando al futuro, descubren la gracia del momento presente y son capaces de abrirse a los demás. Y en cuanto a Dios, no existe método de meditación trascendental que nos pueda conducir hacia Él si nos desentendemos del momento presente haciendo silencio. No podemos experimentar la presencia del Dios vivo si no nos hacemos presentes a las demás personas con amor y permanecemos impermeables a las penas y alegrías de nuestros amigos y prójimos.

Dolor y vergüenza

Palestinos-Gaza
Ante la matanza de Gaza, ante las muertes en el Mediterráneo, siento dolor y vergüenza. Ver como se mata en vivo y en directo, sin ninguna impunidad a un ser humano, ver como se deja a su suerte en sus barcazas a miles de inmigrantes, constato: nos falta humanidad. Y no solo esto, mientras el dolor persiste, otros brindan con champan. Que vergüenza!!!
¿Donde está Europa? ¿Donde está la ONU? ¿Donde los fieles judíos tan piadosos y tan silenciosos? ¿Dónde los cristianos tan bien puestos de la antigua cristiandad? Vergüenza!!!
Que hoy en el siglo XXI todavía andemos así, en pañales de humanidad y en superhombres en inhumanidad, es una vergüenza!!!
Asco y vergüenza. Fuera las hipócritas palabras de los actos oficiales, de los fastos rimbombantes y más humanidad. ¿De qué sirve conquistar el mundo entero si somos capaces de disparar a quemarropa contra un hermano? Vergüenza!!!
¿De qué sirve tanta cultura europea si dejamos perecer en el mar a nuestros hermanos y hermanas y a nuestros niños y niñas? Verguenza!!!

¿Por qué la música de Bach?

Bethoven, Bach y Mozart
Pues porque su música es esencial, no se pierde en ornatos inútiles, es una música llena de espíritu. Sus armonías siempre quieren decir algo, no son meros halagos al oído. Mozart compone una música cortesana, Beethoven orquesta muy bien, pero la música de Bach está transida de una luz esencial. La razón puede estar en esto: Bach siempre compuso cada una de sus partituras a la mayor gloria de Dios. Hasta su música instrumental que carece de cualquier letra religiosa, la consideró una forma de alabar a Dios. Era un hombre profundísimamente religioso. Alabar al Creador con su música era lo que daba sentido a su trabajo. Eso siempre lo dejó muy claro en la intimidad a su familia, a sus hijos. No siguió modas, hizo su música, la que consideró mejor para glorificar al Altísimo. Despojó su composición de toda retórica, se esforzó por representar la palabra y sugerir la idea, su música fue rigurosa.
Bach no conoció la fama en vida. Era famoso como organista, como intérprete. Como compositor no fue famoso ni en vida, ni después de morir. Cuarenta años después seguía siendo un perfecto desconocido. Tuvo que trascurrir medio siglo, en el que se podían haber perdido todas sus partituras, para que por pura casualidad Mendelson lo escuchara. Desde entonces se impuso la sagrada tarea de que el mundo conociera la música de aquel hombre religioso que trabajó para una iglesia de Leipzig y dando clases. Fuente: http://www.musicaantigua.com/es-bach-el-mejor-musico-de-la-historia/